++ ichi ++ (iusta_rum) wrote in jrockfics_spain,
++ ichi ++
iusta_rum
jrockfics_spain

el segundo cap. de mi fic.

Titulo:
Esta voz no te alcanza...
Capitulo: 2 , La guitarra de nadie
 clasificacion: es un fic de misterio.
breve resumen del cap anterior:  nuestros 5 chicos gazettosos, habian llegado al lugar destinado a la grabación de su proximo single; un edificio de apartamentos abandonado y sucio donde solo el celador del edificio era la única cosa con vida allí. Todo iba bien hasta que Aoi y Uruha decidieron jugar a hacer una carrera hasta el ascensor y luego otra hasta el apartamento donde estarian los demás esperandoles. Mientras ellos estaban en el ascensor, algo extraño, aparentemente la mano de Uruha, hace a Aoi perder el equilibrio y casi hacerle caer de una mala forma. Aoi le reclama a Uruha, pero este insiste en su inocencia. Reita convence a ambos de no discutir y entrar al apartamento a ver el video que el camarografo, que habia estado todo el tiempo frente a ellos en el ascensor, habia grabado y descubrir quien tiene la razón…
 
CAPITULO II



La guitarra de nadie



Aoi habia cerrado la puerta tras si. Al levantar la mirada se encuentra con la casa mas fea y sucia que ha visto sus 25 años de vida. Las paredes con mucha mugre, que apenas dejan ver que fueron alguna vez blancas, el piso algo mas limpio por culpa del staff de grabación, un aire algo oscuro a pesar de que era poco mas del medio dia, telarañas y muchos bichos raros. No muy acogedor, supongo, ¡pero perfecto para el video!.

No se atrevió a quitarse los zapatos al entrar, y como nadie lo habia hecho, pues él tampoco lo hizo.

Más adelante se encontraba el comedor. Muy limpio para una casa tan sucia. Ahí estaban la maquillista y uno de los de iluminación hablando algo de la buena luz que ofrecian las ventanas y…ya saben, cosas de trabajo. Varias personas iban y venian de todas partes de la casa instalando cosas allí y acá.

Aoi avanzó hacia al cuarto contiguo al comedor, que era una habitación más o menos grande. Al parecer la principal, y encontró allí a personas instalando cámaras y a Reita, Kai, Uruha y Ruki alrededor de un chico mas o menos cercando la edad de ellos frente a una computadora. Seguro que ya la estaban encendiendo para ver el video que el camarógrafo habia grabado mientras Uruha y Aoi estaban en el ascensor.

- …Bueno, uno de ustedes puede sentarse aquí – el camarografo señaló el asiento vacio junto a él. Reita tomó el asiento, después de preguntar con la mirada si alguien quería sentarse. El chico, que cuando Aoi lo vió pararse para conectar la camara a la PC, lo reconoció como el camarografo que habia estado con ellos, le hizo señas para que se acercara al grupo. Aoi se acercó pero se puso del lado de Ruki, que estaba al extremo derecha. Kai estaba a la izquierda de Ruki y Uruha al otro extremo y al mismo tiempo, detrás del asiento de Reita.

Mientras el chico de la camara hacia su monólogo al usar la computadora (cosas como “si…” o “aquí….y luego windows…” o esta otra “Un clic aquí y….”), todos esperaban silenciosamente el momento de la verdad. Nadie sabia muy bien que esperar de aquel video. Aoi esperaba ver una escena que le diese sentido a lo que vivió en el ascensor: Uruha halandole fuertemente hacia atrás y algo que explique como alcanzó su hombro si supuestamente estaba agachado atendiendo sus zapatos.

El camarógrafo dijo algo que despertó a un distraido Aoi de sus pensamientos, que centró su atención al monitor de la computadora. El video ha empezado….

Se observó a Ruki diciendo hola y dando la bienvenida al making, imágenes de Ruki entrando al edificio, todo el mundo saludandolo , la mini reunion con el director del video explicandoles sobre el lugar, luego señalando al viejo Watanabe, después la separación y la camara enfocando a Uruha y a Aoi hablando y luego imágenes del suelo, mientras el camara corria para ponerse dentro del ascensor y tener una buena panoramica, Uruha y Aoi riendose mientras se puede ver como alguien desde atrás cuenta para la carrera, los guitarristas corriendo y haciendose trampa, ambos entrando al ascensor…

-Al mismo tiempo….- Murmuró Kai con una sonrisa. Ruki y Reita no podian evitar reirse mientras veian el video. Uruha y Aoi se limitaron a sonreir y a seguir mirando.

La conversación del ascensor, la toma de hombros de los guitarristas, luego la toma de los zapatos de Uruha y en escena aparece el brazo del camarografo señalando los pies de Uruha y este agachandose a amarrarlos luego…aquí viene, el camarografo se voltea y pone los números del ascensor, mientras se oye la voz de Aoi diciendo “- No me agarres, no te servirá” y luego la risa burlona de Uruha. El ascensor finalmente se abre y en segundos se ve a Uruha saliendo de la puerta, un sonido raro se oye, seguro que Aoi mientras se tambaleaba.



- No vi nada – se desilusionó Uruha

- No grabaste el momento en que todo pasó – Comentó Aoi – para el video ya. Lo que sigue ya todos sabemos que pasó.



El camarografo paro el video.


- Lo siento, no les fui útil – se disculpó.

Ni a Uruha ni Aoi les dio la gana de contradecir aunque sea por educación lo que el camarografo dijo. Es verdad, no les fue util y les enfadaba eso, pero no lo dejaron mostrar en sus rostros.

- No importa, yo se la verdad – dijo Aoi – Uruha me empujó, me hirió, me rompió la camisa y el tiro de la mochila de mi guitarra. No sé como lo hizo, pero lo hizo, ¿y sabes que? – agregó inmediatamente cuando Uruha abrió la boca para defenderse – Te perdono. Resolvamos esto como adultos, Uruha-kun, tu y yo jugabamos…y los accidentes ocurren. A veces uno no se controla y hace cosas que no quiere. Sé que no lo hiciste a próposito, solo para la próxima ten más cuidado.

Aoi habia dicho eso sin enfado ni con ironia ni con nada. Solo lo dijo. A todos les pasó por la cabeza la idea de que hubiese sido mejor que lo dijera enfadado porque sinceramente no supieron como interpretar esas palabras. Todos miraban a Aoi, y el se sentia algo incomodo con la situación asi que decidió irse, solo llegó a voltearse cuando apareció la maquillista diciendo que empezaría con él y que uno de ellos ya debe ir acercandose a la peluquera y los demás irse a cambiar mientras tanto.

Ruki volteo a ver sus compañeros y vió a Kai mirar a otro lado y tragar saliva, aparentemente asustado. Uruha tambien lo vió porque estaba en el medio de ambos y antes de poder preguntarle algo Kai se fue detrás de Aoi.

Uruha, Ruki y Reita se quedaron en sus sitios. Los dos primeros mirando adonde había estado mirando Kai.

- Es hora, tenemos un video que grabar- anunció Ruki luego de unos segundos de desistir de la búsqueda. Miró a Reita y a Uruha con cara de “¿oyeron? Hay que irse”. Reita se levantó de su asiento. Uruha tambien desistió de adivinar que miraba Kai y agarró el espaldar de la silla donde estaba Reita.

- Los alcanzo ahora, quiero ver el video una vez más.
- ¿estas seguro? Ya vimos todo lo que habia y no se vio nada del supuesto incidente – dijo Reita.
- Si pero lo quiero ver entero otra vez. Chicos, no fui yo. No le hice NADA a Aoi. De verdad.
- Es extraño, te creemos, pero tambien le creemos a Aoi – Dijo Reita. Ruki suspiró, no supo que decir.

Reita y Ruki se retiraron mientras le recomendaban a Uruha que no se tarde mucho que hay cosas que hacer. El camarógrafo puso el video del principio para Uruha, pero tuvo que dejarlo para atender la llamada de un superior. El guitarrista se quedó solo frente al monitor, aunque no en la sala, porque el staff aun colocaban camaras y arreglaban cosas de iluminación y alambres que nosotros los fans no sabemos ni entendemos de eso.

Algo debe haber en ese video o si no, Aoi inventó la historia….aunque no tiene sentido, ¿Por qué y para qué inventaria Aoi algo asi?. El no tenia ni idea, pero estaba dispuesto a averiguarlo.



Mientras tanto, Reita y Ruki se dirigieron al corredor para entrar a otro apartamento mas decente destinado a que se cambiaran de ropa. Se encontraron a otros miembros del staff que se encargaban de su imagen y al señor Watanabe, nuevamente abriendo el apartamento con ese llavero tan cursi para un hombre de su edad. Kai y Aoi tambien estaban ahí, Kai hablaba algo con una chica mientras señalaba diferentes puntos de su cara muchas veces. Otra vez el tema del maquillaje, según pudieron escuchar. Ruki sacó un cigarrillo y un encendedor de su bolsillo, lo prendió y empezó a fumar.

Cuando la puerta se abrió todos entraron. Reita dejó a Ruki atrás porque este le hizo señas que siguiera que el se quedaba a terminar su cigarrillo. Cuando hubo pasado el bajista, el señor Watanabe fijó su mirada en Ruki. Ruki se dio cuenta y lo miró. El señor Watanabe dejó que la puerta se cerrara y avanzó hasta el vocalista y cuando hubo llegado hasta el, le quitó el cigarro de la boca.

- La ultima vez que alguien fumó aquí en el corredor, hubo un incendio. Murieron personas.- Agregó. Ruki abrió los ojos, sorprendido. – Asi que por favor joven, si quiere fumar, salga del edificio o dirijase a la azotea. Es mas seguro.

Dicho esto, el anciano le devolvió el cigarro y se retiró con mucha calma al ascensor en donde desapareció tras las puertas, tal y como lo hacia siempre. Ruki miró el cigarro y le dieron ganas de apagarlo y entrar al otro apartamento con los demás, pero movido por una de esas decisiones que uno hace porque si, decidió irse a la azotea y mirar la ciudad desde ahí mientras fumaba, así que no se hizo de rogar a si mismo y empezó a subir las escaleras.

”Incendio” se dijo Ruki a si mismo “¿asi que este edificio esta abandonado por un incendio?”. El vocalista subió las escaleras hundido en sus teorías de qué se pudo haber quemado para causar un incendio suficiente para quemar un edificio y que no lo volvieran a ocupar que no se dio cuenta que habia subido 5 pisos y que solo le faltaba una escalera de 17 peldaños para llegar a la azotea…



“aquí es”, se dijo. Y después de hacerle caso omiso al letrero que colgaba del puño de la puerta que decia en kanjis “no pasar”, Ruki abrió la puerta y las luces de la puesta del sol le dio la bienvenida. La azotea estaba bien limpia. Tenia rejas altas y blancas, seguro para prevenir que los niños se caigan al vacio. Ruki se acercó a la orilla y agarró una de las barras de la reja mientras veia todo el panorama. Todo se veia muy hermoso.

Nuestro Ruki se sirvió de un cigarrillo nuevo y mientras fumaba paseaba toda la azotea, cuando de repente vió algo que llamó poderosamente su atención. Abrió los ojos maravillado y sonrió.



En el apartamento 307,mientras tanto, Aoi y Kai estaban siendo atendidos por la maquillista y la peluquera respectivamente. Reita esperaba su turno detrás sentado y Uruha se arreglaba la ropa del pv que se acababa de poner. Estaba sumido en sus pensamientos.

Uruha habia visto aquel video un millon doscientas cincuenta y seis mil tresciento setenta veces con cinco centavos y no logró descubir nada. Estaba algo mal porque no encontró pruebas de cómo mostrar que era inocente de las acusaciones de Aoi. Pero no se dejará desanimar asi. Ya que el video no le ayudó, buscara otra forma de probar su inocencia. Estaba pensando en volver al ascensor y mirar posibles explicaciones, como que la mochila de Aoi se haya enganchado a algo o no sé, cualquier cosa. Sino encontraba nada, empezara a pensar que Aoi lo hizo a proposito…..por mas sin sentido que paresca…



- Todo esto es tan extraño….- Dijo en voz alta sin darse cuenta. Reita levantó la cabeza y lo miró.

- ¿Qué es tan extraño? – Preguntó el bajista

- ¿Extraño?

- Eso dijiste “todo es tan extraño…”

- Jajaja, lo dije en voz alta y ni cuenta me di. No me hagas caso, que ya me estoy poniendo viejo.



Ambos rien un poco y dan la conversación por terminada. Reita saca un libro de cubierta negra y letras doradas en la portada y empieza a leer. Hay muchas palabras en romaji ahí, Uruha estuvo al preguntarle a Reita de que era ese libro cuando Kai se levantó de su asiento y sin decir nada salió del apartamento, probablemente al apartamento 306. Reita inmediatamente se paró y se dirigió a la maquillista, no sin antes guardar celosamente su libro en una mochila.



Kai sale al corredor y se encuentra con un sonriente Ruki que sostiene una preciosa guitarra en sus manos. Kai se le acerca a su compañero y admira la guitarra de cerca.

- ¿Es bonita, no? – Dijo Ruki adivinando los pensamientos de Kai.
- Si, mucho. ¿Es tuya?
- No – Kai levantó la mirada y mira a Ruki a los ojos – Sucede que me la encontré en la azotea y como no vi nadie, pensé que se le había quedado a alguien….aunque no sé – Ruki levantó la guitarra y la miró moviendola a diferentes angulos para apreciarla mejor. La guitarra negra brillaba en los lugares donde le daba luz. – No se parece a ninguna de las guitarras de Uruha o de Aoi. Digo…no es que las haya visto todas…



Al terminar de decir esto, Ruki esboza una ligera sonrisa.
- ¿Pero quién dejaría una guitarra tan linda…
- Y cara – Agrega Kai
- Si, y cara. ¿Quién dejaría una guitarra tan linda y cara en la azotea?
- Bueno, pregunta. No está de más ir a preguntar, ¿no?.



Ruki asiente y se dirige al apartamento donde estaban los demás preparándose dejando a Kai atrás. Al notarlo Ruki se voltea y encuentra a Kai en el piso sentado y echándose un hacia atrás. Se veia visiblemente asustado.

- ¿Kai?

Kai se voltea repentinamente al oir su nombre y se encuentra con la cara preocupada de Ruki. El baterista alterna la mirada entre el ascensor y Ruki y sin previo aviso se levanta y agarra a Ruki por el brazo.

- Kai, ¿estas bien? – atina a preguntar Ruki mientras es halado hacia el apartamento. Las manos de Kai estan sudorosas.
-Venvamonosalapartamento – Dijo Kai rápido.
- ¿Qué?
- ¡Ven!
- ¡KAI! ¡SUELTAME QUE ME ESTAS HACIENDO DAÑO!- Grita ruki, pero es ignorado por su amigo. - ¡KAI QUE ME SUELTES MALDICION!

Ruki intentó soltarse de Kai pero no lo logró. Kai abrió el apartamento en un tiempo digno de un record Guiness y lo empujó hacia dentro, acto inmediato cerró la puerta violentamente detrás de el y se recuestó de ella, respirando como si hubiese corrido en un maratón. Todos voltean su mirada hacia la puerta y ven a un Ruki enfadado y con una manga arrugada y a un Kai apunto de morirse de un infarto.

- ¿Qué pasa aquí? – Preguntó Uruha perplejo.
- ¿Qué pasa aquí? – Repitió Ruki – querrás decir ¿¡que le pasa a él!?

Ruki señala a Kai, que aun estaba en la puerta intentando reponerse.
- Kai, ¿estás bien? – Preguntó Aoi. Reita se acercó a Kai, lo tomó del brazo y lo sentó a donde el estaba sentado con la maquillista.
- Por dios esta sudando frío – dice la peluquera mientras se pone una mano en el pecho cuando Kai le pasó por el lado..
- ¿Qué tienes? – Reiteró la pregunta Aoi.

Kai miró a todos lados y abrió la boca para decir algo pero no le salió nada. Ruki, que después de haber planchado la manga con su mano, decidió hablar.

- Kai y yo nos encontramos en el corredor. Yo le enseñe la guitarra que me encontré en la azotea– Ruki levantó un poco la guitarra para que todos la vean, luego la bajó – Estaba todo bien cuando decidimos que se la mostraríamos a Aoi-kun y a Uruha-kun cuando de repente vi a Kai en el piso y haciendose hacia atrás, como cuando en las películas te encuentras con un monstruo y te caes y te haces para atrás para que no te toque y ya lo siguiente que supe fue que Kai me agarró del brazo y me lanzó aca.



- Qué raro…- Dijo Uruha.
- ¿Será que Kai-san vió un monstruo? – dijo la maquillista burlonamente. Todos se rieron un poco, Kai en cambio permaneció serio. Reita tambien.

- Bueno, no estoy seguro de eso, porque yo no vi nada. – Dijo Ruki – pero creo que algo lo asustó. Ne, Kai-kun?



Kai levantó la mirada hacia Ruki. Todos quedaron en silencio esperando que el baterista diga por fin algo.



- Ire por un vaso de agua – Dijo la maquillista. – Kai-san necesita tranquilizarse un poco.

Kai le hace una leve reverencia en señal de agradecimiento.



- y Ruki – Uruha rompe el hielo - ¿Para qué querias enseñarnos esa guitarra a mi y a Aoi?.

Ruki quitó la mirada de Kai, que la tiene perdida en el espejo que tiene en frente, y miró a Uruha.

- Lo que pasa es que como me la encontré en la azotea, pensé que era de uno de ustedes. Aunque como le dije a Kai, creo que nunca les habia visto a ustedes una guitarra así…



- A ver…- Aoi se acercó y el vocalista le pasó la guitarra. Uruha tambien se acercó.

La guitarra es negra, de una madera muy fina y con incrustaciones de oro que le dan un aire muy elegante.



- Pues si nadie la quiere ¡me la quedo! – Dijo Aoi
- Opino igual – corroboró Uruha
- ¡no! ¡Si no es de nadie es mia! – dijo Ruki – Recuerden que yo la encontré.



Ruki, Uruha y Aoi rieron y siguieron bromeando sobre de quien es la guitarra. Reita miraba preocupadamente a Kai desde el brazo del asiento del al lado en el que estaba sentado. A pesar de estar tan cerca, Kai parece que no habia notado o no le interesaba la presencia del bajista. Kai definitivamente no está en este mundo hoy.

- ¿Qué haces con esa guitarra?

Kai de repente salió de su “trance”. Reita lo nota.



- Es de mi hermano…¡no tienes derecho a tenerla! ¡suéltala bastardo!

Esa voz…¿quién dijo eso?. Nadie tiene la voz así de niña aquí. Kai miró a su alrededor y se encontró a Reita que lo esta mirando, se voltea y ve la peluquera hablando por el celular. Se quedó unos segundos para ver si era ella la que habla así, pero no. Al notarse observada la peluquera dijo “Cuando venga mi compañera con el vaso de agua, reanudaremos el trabajo ^^. No te vayas para que te retoquen el maquillaje”. Kai se volteó y siguió mirando por toda la habitación hasta que lo vió… Exactamente detrás de Ruki habia una niña pequeña de unos 10 años minimo y aunque Ruki no lo notó, lo estaba halando de la ropa.

- Es de mi hermano…¡esa guitarra es de mi hermano! , ¡SI NO LA SUELTAS TE JURO QUE TE MATO!



- ¡NO TOQUES ESO! – Grita Kai, todos miran sorprendidos hacia donde él, que ya se habia parado de su asiento.

- ¡Kai! ¡no! – Gritó Reita y se fue detrás de él. Kai se abrió paso entre Uruha y Aoi y violentamente le quitó la guitarra a Ruki.



- ¿OYEME PERO QUE TE PASA? – le gritó Ruki.



- Esa guitarra no es tuya…- Dijo Kai sin aliento. Reita se habia parado en seco justo a dos pasos de su amigo. – Mira… - Kai miró a todos lados. Uruha y Aoi lo miraban con caras de sorpresa. La peluquera dejó su conversación por el celular y miró la escena.



- Mira…..eh…abajo esta el señor Watanabe…..quiza la guitarra es de alguien que se escapa de su casa y….. como es un edificio abandonado…estee…. viene a tocar aquí para que no le molesten…y….y…

Kai siguió mirando nerviosamente a todos lados intentando excusarse.



- Y… y…..hay que entregarsela a él….



Kai respiraba entrecortadamente. Uruha, Aoi , Reita y Ruki empezaron a preocuparse en serio por la salud mental de Kai.



- porque… porque… si alguien la reclama…el…..puede….ayudarle y darsela…..ne?.

Todos miraban a Kai con expresiones diversas y este no supo que hacer ahí en medio.



- Creo que es buena idea. – dijo Reita mientras le posaba la mano en el hombro a Kai – Si nadie la reclama, Ruki se la puede quedar.



Todos intercambiaron miradas.

- Digo, no es que me la iba a quedar…- Empezó a decir Ruki – Claro que se la iba a dar al señor Watanabe, solo queria estar seguro de que no era de Aoi o de Uruha…
- Este…no es mía – Dijo Aoi.
- Tampoco es mía – Dijo Uruha – Asi que puedes darsela al viejo en recepción, allá abajo, sin problemas.
- esta bien…

- Si….

- Es lo mejor…


Nadie sabia muy bien que decir. Otro silencio incomodo…



- -Esteee….me…me voy a entregarla – anunció Ruki

- ¡No espera! – Lo detiene Kai – Yo lo hago. Quiero aprovechar para tomar algo de aire – intentó explicarse Kai ante la mirada cuestionante de Ruki.

Ruki le dió la guitarra sin decir nada como una manera de evitar mas reacciones raras por parte de Kai .

-vamos juntos? – Le preguntó Reita a Kai. Kai asiente y juntos se dirigieron a la puerta. Todos le abrieron el paso sin decir nada. En realidad es que aun no sabian que decir o si tenian que hacerlo.



Al abrir la puerta, la maquillista venia con el vaso de agua. Reita lo cogió y le sonrió mientras empujaba a Kai amablemente a que siguiera caminando. La maquillista solo los miró retirarse con la mano en la mism aposicion que la tenia cuando tenia el vaso.

Reita y Kai cruzaron el pasillo caminando despacio, y el bajista no pudo evitar mirar a Kai de vez en cuando y notar como apenas podia quitarle la vista al elevador. Intuyendo que algo le pasaba con aquel aparato a su amigo, en vez de irse por el elevador, Reita hizo doblar a Kai de dirección.
- No tomaremos el elevador? – Preguntó Kai curioso al pie de la escalera
- Si lo hacemos lo probable es que te me mueras de un infarto ahí. – Kai miró a Reita serio - ¿y no queremos eso no?.

Kai no hizo comentario alguno y empezó a bajar las escaleras. Reita animó un poco el paso para alcanzarlo. Los chicos gazettosos bajaron la escaleras sin decir ni mú y llegaron a la recepción donde el señor watanabe esta mirando las camaras de seguridad dentro de una cabina protegida por un cristal.

- Konbawa – Saludó Reita antes de que Kai pudiera abrir la boca. El señor Watanabe los miró sin contestar. – estee… Un amigo de nosotros se encontró esta guitarra en la azotea y como no sabemos que hacer con ella porque no es de nadie aparentemente, quisimos venir a entregarsela a ver si usted sabe.



El señor Watanabe, aun sin decir nada, se acerca a los chicos a traves del cristal mientras se pone unos lentes de media luna para poder observar la guitarra que tenia Kai en la mano. Reita le dió un ligero codazo a su amigo y Kai inmediatamente entiendió que debe levantar la guitarra y ponerla al alcance del campo visual del viejo.

Al ver la guitarra, el señor Watanabe cambió su cara sin emoción a una de suma sorpresa pero inmediatamente la quitó e intentó parecer serio. Kai y Reita intercambiaron miradas.

- ¿Sabe de quien es? – Cuestionó Kai.
El señor Watanabe lo miró y lo negó con la cabeza.
- No, no, no sé nada yo…yo…yo la pondré aquí y veré si…este…muy amables jóvenes – dijo el señor Watanabe mientras daba la vuelta a su mostrador y le quitó la guitarra a Kai mientras murmuraba cosas como que el esta muy viejo y que no se quiere meter en problemas y morir.

Reita arqueó las cejas y Kai miraba al viejo con una liga de desilusión y sorpresa. Por un momento creyó que el viejo diria algo sobre el dueño.

- Ehh…si…si…- seguia murmurando el señor Watanabe mientras volvia detrás de su cubiculo con la guitarra para ponerla en un lugar bien visible que decia en kanjis “objetos perdidos”. - perdida...si claro, ¡perdidos mis huevos!….

Reita y Kai seguieron ahí y por alguna extraña razon querian reirse del viejo pero su educación se los impidio. El señor Watanabe los vio y luego les dijo que se podian ir.


”El duo del ritmo” (como se les suele apodar a los bajitas y bateristas) dieron media vuelta y avanzaron un poco y cuando le dieron la espalda a la recepción Reita esbozo una sonrisa que inmediatamente tapo con su mano simulando que se rascaba la nariz. Kai tambien sonrió y sin darse cuenta ambos se reian en voz alta. Eso de “perdidos mis huevos” no se lo imaginaron salir de la boca de tan respetable señor. Digo, quiza si se le perdieron pero esos ya serian los huevos que se comen fritos, no los que ellos interpretaron…

Ambos siguieron caminando mientras se reian con ganas hasta que subitamente, Kai se puso serio; vio el elevador. Reita lo tomo del brazo sin dejar de caminar y lo condujo a las escaleras y no lo solto hasta que subieron un par. Kai se lo agradecio en el alma.



Todo pasó sin mas por menores, Kai y Reita entraron al apartamento 306, donde habian visto el video y vieron a Aoi delante de las camaras actuando su parte del solo de guitarra.

- ¡Llegan tarde! – Les dice uno de los del staff – ¡Reita ni siquiera te has arreglado!.

Reita se pone una mano en el cabello y se da cuenta de que el de staff tenía razon. Asi que después de darle una palmada a Kai en el hombro como en señal de “bueno te dejo, ya me voy” se dirigió al apartamento de al lado a que lo arreglen. Mientras, Kai avanzó y vió a Uruha sentado al lado de la pc. Uruha lo miró tambien.



- ¿Ya estas mejor? ¿entregaron la guitarra?
- eh, si…si, el señor Watanabe dijo que se hara cargo de todo. - Kai se sentó en una esquina de la mesa de la PC - ¿y tu que tal? ¿viste el video de nuevo?



Uruha hizo un bufido de descontento, miró a otro lado y cruzo los brazos.
- Que bah, que bah…lo miré hasta que me botaron porque tenian que usarla…no habia nada. No paso nada ahí que explique el incidente de esta mañana… creo que lo unico que explicaria eso serian fantasmas – Uruha se rie amargamente de su propia ocurrencia.



- Y…mmm… ¿que tal si asi fue? – Opinó Kai. Uruha miró a Kai sin dejar de sonreir.
- uuuuuuy que lindo – dijo ironicamente Uruha – “Mira Aoi, este, ¿te acuerdas del incidente de esta mañana? Pues resulta que fue un fantasma de una fan tuya. Osea que no fue mi culpa” y fin, Aoi entiende y me perdona y me invita un helado. – Al terminar de decir eso Uruha mira a Kai con cara de “eso fue estupido”. Kai sonrie.

- No te burles.
- ¿y como no hacerlo?
- Vamos Uruha, dejame explicarte
- empieza pues



Kai duda un segundo. Uruha no le va a creer, lo sabe, pero se siente en el deber de decirselo.

- Uruha-kun te vas a reir , pero te digo esto en serio. – Kai se acercó un poco mas a su compañero y empezó a hablar medio en susurro. – He visto algunas cosas extrañas pasar aquí y ¡por favor no hables! Dejame terminar – Dijo cuando uruha lo miro con cara sorprendida – Y…te creo completamente, sé que no fuiste el que le hizo daño a Aoi-kun y…
- Pero Aoi no me cree, aunque dice que ya me perdono, siento un poco de hostilidad en la forma que me trata, y Reita y Ruki me dijeron que no saben que decir y ¡los del staff piensan que soy violento!

- Si pero espera, ahí quiero llegar….este lo que quiero decir es que…
- ¡ya hombre! ¡sueltalo ya!

- Es que quiza ustedes no eran los únicos ahí dentro del ascensor



uuuf, lo dijo. Uruha miró a Kai con una ceja levantada.



- no me digas que…¿A que te refieres?

- No te hagas, sabes de lo que te hablo.

- ¿Fantasmas? ¿otra vez con eso?

- Uruha por favor, ¡dios callate!

Uruha se empezó a reir con algo de volumen.

- Kai, deja de bromear.
- ¡No bromeo! ¿Qué otra explicación le ves al hecho de que te amarrabas los zapatos cuando todo sucedió?
- Algo lógico debió hab…
- El camarografo no fue – le atajó Kai ya un poco airado
- Lo sé, quiz…
- El ascensor por dentro es totalmente liso y no tiene nada que sobresalga con la fuerza suficiente para hacerle a Aoi lo que hizo – volvió a interrumpir Kai. – Chico, Aoi se volteó cuando todo pasó, si hubiese sido algo asi, el mismo lo hubiese dicho y habria cero bronca entre ustedes.

- Si, pero te digo que algo lógico debió haber pasado que aun no hemos descubierto.
- Ay a ver ¿Cómo que? – Kai se cruzó de brazos y miró al guitarrista, casi retandolo con la mirada. Uruha no sabia que decir. Kai sonrio triunfante.
- Que sé yo…- dijo uruha mientras se recostaba con enfado al respaldar de su silla. Kai se bajó de la mesa y se planchó los pantalones con sus manos. Uruha lo miró.
- ¿Te vas? – le preguntó el guitarrista.
- Oye, no quiero que te enfades. Lo unico que quiero es que abras un poco tu mente.

Uruha cruza las piernas y empieza a mover la de arriba con enfado.
-No estoy enfadao…
- Uruha, piensalo…El camarografo no fue, en el elevador no hay nada, tu no fuiste, el edificio es viejo y solitario – le enumeraba Kai con los dedos.- Por favor piensalo.

- Kai, no voy a creer esa bobada, es que ya te dije, suena incluso a excusa barata.

- No te estoy diciendo que vayas donde Aoi-kun y le digas eso, te estoy diciendo que vayas a comprobarlo al elevador o los alrededores.

- Kai, hermano, estas diciendo cosas raras…

- ¡Es solo una opción de las pocas que tienes! ¿acaso te pesa solo comprobarlo para descartarlo siquiera?

- Kai, gracias, pero no. Los fantasmas no existen…

- Como quieras. Pero después no digas que no te dije nada…



Kai se fue dejando a Uruha solo. La verdad es que fue bueno que se fuera porque ya Uruha se estaba empezando a hartar de lo que oia. Fantasmas, ¡por dios!.Aunque eso fuese cierto, ni Aoi ni los demas le creerian ni una sola palabra.



Uruha seguia moviendo su pierna de arriba abajo pensando en el maravilloso dia de hoy...¡lindo grupo al que entraste!; el guitarrista te odia y el baterista esta loco.



Uruha decidió levantarse por un vaso de agua cuando se topó con la mirada de Aoi, que salia del escenario. Habia un camarografo que grababa el “detrás de camaras” y los estaba grabando. Aoi le sonrió a Uruha y este le devolvió la sonrisa. Aoi se fue a ver el monitor seguido del director a ver si le gustaba las imágenes que acababan de grabar. Uruha siguió con la mirada a su compañero.



- No fui yo, no fue el camarógrafo, no hay nada en el elevador y por mas que Kai insista no fueron los fantasmas….- pensó Uruha mientras fruncia el ceño - Aoi tiene algo contra mi. Y yo averiguaré cual es su problema conmigo.


Proximo Capitulo:
Fiesta en la Azotea

comentarios....opiniones...kejas...
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 0 comments