Nydia (dunke_engel) wrote in jrockfics_spain,
Nydia
dunke_engel
jrockfics_spain

para que esto no se muera de asco

Voy a poner un trozo de un algo que se quedó en eso, un algo

Hiei, es de kyo y taka taka, asi que no te lo recomiendo xDDD


Un extraño nerviosismo recorría su estómago y no tenía ni idea del porqué. Una vez más hizo un barrido con la mirada para tratar de localizar qué era lo que estaba consiguiendo desquiciarlo, pero el intento fue en vano: no había nada en la discoteca fuera de lo corriente. Pero para su desgracia, fuera lo que fuese estaba allí, tan vivo como ellos dos sólo que escondido de las miradas de los demás.

Otro escalofrío, una nueva barrida, más intentos fallidos de localizar a "su acosador". Sabía que si no encontraba a la persona que lo estaba taladrando con la mirada acabaría desquiciado y por consecuencia directa tendría que salir de aquel lugar cosa que no le hacía ninguna gracia. Era viernes por la noche y necesitaba un descanso después de los exámenes, por lo que no iba a permitir que alguna criaja insolente le arruinara la noche.


Las pupilas se habían clavado en el cuerpo de Takanori que descansaba tranquilamente sobre una de las paredes de espejo que bordeaban la discoteca. Sabía que si continuaba mirándolo con tal fijación al final se acabaría dando cuenta y lo descubriría, pero el precio merecía la pena con tal de poder ver aquel cuerpo cubierto por los ajustados vaqueros azules que revelaban el hueso de que se escondía tras la piel cercana a sus caderas. "Para Kyo" se dijo a sí mismo. "Te lo estás follando con los ojos, para ya..." Renegó fuertemente ante sus propias regañinas llamando así la atención de Axel que estaba a su lado bebiendo tranquilamente su peligroso combinado de licores. "¿ Qué te pasa Kyo? Te noto histérico" dijo ofreciéndole la copa de vodka y tequila. "Está aquí" fue lo único que respondió. "Takanori está aquí" "No jodas!!" exclamó Axel tratanto de buscar al recién nombrado entre las sombras que bailaban en la pista.
Al ver que Axel salía de su escondite de sombras se quedó congelado en el sitio. Si Takanori la descubría iría a saludarla y ya no podría disfrutar de sus propias fantasias en la intimidad, y sabía de antemano que si lo ahora lo tuviera delante de él el rubor sería tan descarado como obsenos habían sido sus pensamientos.


Antes de que le diese tiempo a salir del reservado sintió un brazo atrayéndola de nuevo hacía las sombras. Giró totalmente confusa, no sabía qué mosca le había picado a Kyo. Sabía que desde hacía más o menos un mes andaba como loco detrás de Takanori, por lo que no entendía el que la detuviese en su búsqueda. "Kyo qué..." "¡Ahí va!" exclamó en su oído al verlo avanzar hacia la pista. "Dios Axel, que alguien lo mate. ¿Por qué tiene que estar tan jodidamente bueno?" El rostro de Axel se torció en una mueca de burla ante el comentarío de Kyo...Así que era eso lo que pasaba. Kyo lo había estado espiando todo el tiempo que estuvieron allí y por eso no quería que ella saliese del anonimato de la penunbra. "Y parecía inocente el niño" pensó enarcando una ceja para después volver a dirigirse a él. Esta vez, no pudo controlar la risa al ver la cara con la estaba mirando. Parecía un niño suplicándole a su madre por un caramelo, y el que la larga melena rubia callese hacia su rostro sólo conseguía aniñar aún más la imagen. "Dime..." suspiro Axel. "¡Me lo quiero tirar!"

La escena desde fuera parecía totalmente sacada de contexto: Kyo se había aferrado al brazo de Axel como si le fuera la vida en ello al tiempo que tiraba de él como si creyese que pudiera estirarlo y desencajarlo de su hombro para conseguir así lo que estaba buscando. Los ojos de Axel se abrieron como platos al ver que empezaba a girar sobre ella dando saltitos como si fuera un niño malcriado. Sabía que Kyo era "muy especial" cuando le gustaba alguien, pero aquello era ya excesivo. "Eh...Kyo... deja de hacer el ridículo por favor..." "Axel..." Esta vez la voz fue sólo un susurro, pero sabía que estaba suplicando por ello. Negando fuertemente con la cabeza le dio la mano al tiempo que salía de su escondrijo para ir en busca de Takanori.



Finalmente tuvo que escapar de su rincón ya que aquellos ojos no se dignaron a apartarse de su cuerpo ni un sólo sengundo, por lo que al optó por la solución más sencilla: la retirada. Apenas avanzó un par de pasos se arrepintió de haberse movido de donde estaba. En la pista de baile todo el mundo estaba más entretenido disfrutando de sus parejas que de la música, por lo que le resultaba bastante violento estar allí sólo. Durante un momento creyó ver que Axel y Kyo también se acercaban a la pista, pero debió ser sólo su ansia por ver al chaval de melena rubia y ojos casi negros. No entendía por qué Kyo se había metido en su mente y la había invadido formateándola a su paso ya que no era el tipo de hombres que solían gustarlo, pero había algo en su timidez que lo volvía loco. Después de la conversación que tuvieron el otro día sus esperanzas crecieron ligeramente. Estaba claro que alguien que no fuese medianamente bisexual no iba a mantener ese tipo de juegos en la cama por lo que no descartó el poder acercarse a ellos en algún momento y así poder por fin descubrir la cara oculta que sabía que estaría bajo aquella primera capa que enseñaba al mundo. Olvidándose de su primer destino bajó de la pista y comenzó a buscarlos por el local hasta que finalmente los localizó entre el gentio.
Una tierna sonrisa se dibujo en su rostro al ver a Kyo vestido a juego con Axel, como si ambos fuesen niños pequeños. Sin pensarlo dos veces se acercó a ellos que también parecían estar buscando a alguien.


Todo él se quedó congelado al ver como Takanori se acercaba hacia ellos sin que nadie se lo impidiese. "¿Qué hago?,¿qué hago?" Todo él comenzó a temblar al ver que el hecho de que el saludo sería inminente y por lo tanto el que se quedase con ellos. Sin poder evitarlo sus ojos recorrieron la longitud del cuerpo del otro hombre consiguiendo que se escondiese ligeramente detrás de Axel quien se burlaría de él en cuando se quedasen solos de nuevo. "Kyo, es nuestra oportunidad" oyó decir a Axel, "si lo quieres intento algo, pero decídete ya" "Axel..." "Lo tomo como un sí, no te rajes o te mato"

Cuando Axel se separó de él y fue hacia Takanori con los brazos abiertos para acogerlo entre ellos se sintió totalmente desnudo y vulnerable, como si los ojos de los demás pudieran leer lo que escondía dentro de su cabeza. El ver que Takanori también la abrazaba sólo consiguió que se muriese de miedo. Conocía demasiado bien a Axel, y sabía que conseguía lo que quería, tanto si era para él o para ella.


Sólo fue capaz de reaccionar cuando vio a Axel practicamente encima de él abrazándolo con fuerza. Pese a saber que era una reacción totalmente normal en la joven le extrañó tanta espontaneidad aquella noche. "Hola Takataka" dijo sonriendo al tiempo que le ofrecia un cigarro. "¿Cómo el empollón por aquí? Pensé que no saldrías por sitios así." "Quien no pensaba que vendríais aquí soy yo" respondió tras da la primera calada al cigarrillo. "¿Estáis solos?" preguntó señalando a Kyo que estaba más o menos a un par de metros de ellos y pese a eso se le veía totalmente abochornado. "Sí, hemos venido sólo nosotros, ya sabemos que con los demás el trato no es muy agradable" Ambos hicieron una mueca de asco y se echaron a reír al ver que habían coincidido en el gesto.

Antes de dejarlo reaccionar, Axel lo cogió por la muñeca y lo arrastró hacia el pequeño recodo en el que estaba Kyo. Sin poner ningún tipo de resistencia se dejó secuestrar por la alocada joven de melena rubia y negra, que sonreía como si estuviese tramando la mayor de las travesuras. "Axel...¿qué pretendes?" preguntó al ver que Kyo huía de ellos un par de pasos. "Ahora lo verás Takataka" No supo por qué aquella frase no le auguró nada bueno, conocía a Axel lo suficiente como para saber que estaba tramando algo, y el no saber nada lo puso nervioso, pero prefirió esperar antes de perder totalmente la calma.


El que Axel se acercara llevando a Takanori de la muñeca hizo que retrocediese de forma inconsciente. No era capaz de concevir cómo Axel consguía todo lo que se proponía. "¡Kyo! No huyas cabrón." El grito mezclado con la risa de Axel y Takanori erizó la piel de su nuca y tuvo que tragar saliva para poder seguir respirando con normalidad cuando los tuvo por fin delante de él. "Hola..." fue lo único que pudo decir cuando estuvieron tan cerca de él que pensaba que lo absorverían entre los dos. "Hola Kyo" respondió Takanori con aquella sonrisa que conseguía volverlo loco. "Axel me ha secuestrado y no sé qué pedirá de rescate...¿sabes tú algo? preguntó con picardia. "No" otro par de pasos más y estuvo totalmente acorralado contra la pared. Pese a saber que allí había menos iluminación estaba seguro de que podrían ver el pánico en sus ojos y no era algo que le gustase. "No se nada, eso a ella que está de la olla"


La voz era tan temblorosa que pensó que se soltaría de Axel sólo para acorralarlo contra aquella pared y besarlo hasta dejarlo sin aliento, pero no le parecía bien, no era éticamente correcto. "Bueno, tomamos algo o nos vamos a quedar aquí viendo como Kyo se esconde cada vez más en las sombras"

Jamás pensó que una frase tan inocente como aquella fuera capaz de desencadenar el principio del todo y del fin al mismo tiempo. Antes de que fuera consiente de lo que pasaba Axel se había aferrado a él y estaba narrándole su última aventura en la cama con aquel que ahora estaba escondido tras las sombras provocando así que todo su cuerpo reccionase. "¿Qué buscas Axel?" preguntó en su oído para que la conversación pasase a ser privada. "Quiero que pegues tu rescate" "Sabes que no eres tú quien me gustas preciosa" dijo acariciando su rostro dulcemente. "¿Y quien te ha dicho que me lo tienes que pagar a mí?"
Su cuerpo se quedó paralizado al escuchar aquella frase. Era imposible que toda la parafernalia hubiera sido sólo para entregarle a los brazos del niño asustadizo. ¿Cómo diablos lo había sabido? "Trátalo bien o te las verás conmigo" Jamás en su vida sería capaz de olvidar el tono en que pronunció aquellas ocho palabras.Nunca antes la había escuchado tan seria, de hecho jamás pensó que conociese el significado de la palabra "seriedad". Antes de que le diese tiempo a retenerla Axel se acercó a las sombras y apareció con Kyo de la mano mientras lo besaba con lentitud al tiempo que le apartaba la melena del rostro. El gesto fue tan tierno que parecía imposible que fuera la misma persona. Sin poder controlarse se acercó a ellos cuando ella lo miró y asintio levemente. Algo similar al miedo se asentó en su estómado, pero en aquel momento todo pensamiento racional estaba descartado.


El que Axel hubiera ido a buscarlo sólo podía significar dos cosas y ninguna parecía ser buena. El que lo abrazase y lo besase sólo confirmaba su temor, Takanori no compatiría jamás ningún tipo de juego con ellos. Tratando de alejar la angustia cerró los ojos y se dejó guiar por Axel fuera de aquel lugar mientras sentía las caricias en su rostro.

De repente todo su mundo se paralizó cuando sintió otra mano acariciando su cabeza.No, era imposible que Axel hubiera convencido a Takanori, era una probabilidad entre el infinito, pero el sentir otros labios caminando despacio por los suyos mientras los de Axel se alejaban acababan de confirmar su teoría de que Axel conseguía todo lo que se proponía, aunque en aquel momento quería abandonar todo pensamiento para poder disfrutar por primera y última vez el beso que Axel había conseguido robar para él.


Sentir que Kyo correspondía su beso con la misma lentitud hizo que perdiese la razón. Sin querer controlarse lo abrazó con fuerza pegándolo a su pecho para poder sentirlo más cerca de él, como si en aquel momento fuese solamente suyo, como si pudiera secuestrarlo de la cama de Axel para llevárselo eternamente a la suya y disfrutar de aquella ternura que le ofrecía sin pedir nada a cambio.

Creía que moriría si Takanori lo soltaba. Nunca antes había conocido ese deseo, si quiera con Axel en las noches más extrañas que pudiera llegar a recordar, pero al mismo tiempo lo trataba con tal cuidado que todo su esquema se cayó sin ser capaz de recomponerse. ¿Por qué lo besaba de la misma forma en que se besa a un amante? ¿Por qué creía conocer aquellos labios si era la primera vez que los había acariciado? Durante un momento se separaron y se miraron a los ojos, perdiéndose el uno en el otro, como si no hubiera nadie más a su alrededor. De repente el mundo volvió a su lugar y ambos recordaron quienes eran y el que había una tercera persona con ellos que había desaparecido. "¿Dónde..?" antes de que la frase pudiera haber sido construida Kyo sintió vibrar su teléfono móvil y al segundo el de Takanori repitió la misma operación. "Es ella." susurró Kyo sin abrir el mensaje que acababa de recibir. "No quiero saber que dice..." la voz apenas si fue escuchada mientras le cedida el aparato azul lleno de colgantes a Takanori. "Hola pedorro! pásatelo bien que te lo mereces, me voy a casa, cuando llegues no me despiertes, así que ya sabes, te toca dormir en el sofá o con él, tú eliges." Ver que los ojos de Takanori se abrían como platos no era muy buena señal, por lo que se acercó a él para tratar de coger el terminal, pero Takanori se lo guardó en el bolsillo antes de que le diera tiempo a llegar. "Un momento..." dijo mientras leía su propio mensaje. "O le cuidas o te mato. No le muerdas, le duele. Duerme en el lado de dentro de la cama y se mueve que da miedo. Sí, si me despertáis cuando lleguéis morís los dos, y no creo que seas capaz de dejarlo dormir en el sofá, tienes cara de buena persona.Cuídate" Negó al tiempo que le daba su móvil a Kyo quien se puso de todos los colores al leerlo. "Creo que te debo una explicación" susurró. "¿Crees que es necesario?" preguntó acariciando su rostro para abrazarlo después. "No, supongo que no" No pudo evitar sonreir ante el plan que había hecho Axel en cuestión de segundos, consiguiendo que su vida cambiase de manera de radical. Al ver que comenzaba de nuevo a temblar por el pánico hizo acopio de todas sus fuerzas y alzó el rostro hacia Takanori que lo miraba sonriendo. "Dime Kyo" "Bésame otra vez, ahora."

No fue capaz de resistirse a la orden y se adueñó de su boca como si quisiera devorarlo y hacer que formase parte de él, como si quisiera absorver una a una sus neuronas y poseer su mente y reiniciarla con la suya para que no tuviera fuerzas suficientes para separarse de él.
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your IP address will be recorded 

  • 5 comments